5. Oración Visual

Se toma una estampa expresiva, por ejemplo una imagen de Jesús o de María u otro motivo, algún cuadro o estampa que exprese fuertes impresiones, como paz, mansedumbre, fortaleza... Lo importante es que a mí me diga mucho.

Toma la estampa en la mano o pon la imagen frente a ti y, después de calmarte e invocar al Espíritu Santo,  quédate quieto mirando simplemente la estampa, tratando de observar todos sus detalles.

En segundo lugar, capta como intuitivamente, con concentración y serenidad las impresiones que esa imagen evoca para ti. Que te dice a ti esa figura.  

En tercer lugar, con suma tranquilidad trasladarme mentalmente a esa imagen, como si yo fuera esa imagen., o me pusiera en su interior. Y, reverente y quieto, hacer “mías” las impresiones que me cause esa imagen. Y así permanecer largo rato, impregnada toda mi alma con los sentimientos de Jesús que la figura me expresa.  

Finalmente, en este clima interior, trasladarme mentalmente a la vida, imaginar situaciones difíciles y superarlas con los sentimientos de Jesús. Y así ser fotografía de Jesús en el mundo.  

Esta modalidad se presta para personas con mucha imaginación.