6.) Los Signos del Reino: Los Milagros.

Las acciones realizadas por Jesús que nosotros llamamos “milagros” significan la presencia del Reino de Dios. Se dice que un milagro es una parábola en acción. La palabra “milagro” no es frecuente en el NT. El evangelista Juan utiliza el término “signo” para referirse a estas acciones de Jesús.  El signo no tiene valor en sí, sino que remite a un significado. ( El agua signo del bautizo).  J

esús no realizaba milagros para acreditarse como Hijo de Dios y romper con las leyes de la naturaleza. Los milagros son signos cuya interpretación (Dios esta presente salvando) requieren fe. No demuestran la condición divina de Jesús; y a quienes piden milagros de mala fe, Jesús se niega a ofrecerles nada extraordinario (Mt, 16, 1-4). 

Los evangelios le atribuyen a Jesús muchos milagros.  Mas de un tercio de los evangelios se dedica a narrar milagros.  Estas narraciones están unidas a las enseñanzas de Jesús y forman una sólida unidad, de hecho si sacáramos los milagros de las enseñanzas el evangelio no pudiera entenderse. Jesús jamás busca los milagros, muchas veces huye de hacerlos. 

Los milagros de Jesús no fueron magia, ni maravillosismos. No fueron un quebrantamiento espectacular de las leyes de la naturaleza, fueron más bien la manifestación de la libertad de Dios.